Mejora de la gestión de los recursos hídricos en cuencas mediterráneas con elevada demanda y escasez de agua, bajo la perspectiva de Una Sola Salud

Proyecto Colaboración

MEDSOUL

MEDSOUL surge de la necesidad de dar respuesta a los retos que el escenario de Cambio Global pone para la gestión de los recursos hídricos en la zona Mediterránea. El proyecto está planteado bajo la perspectiva de “Una Sola Salud” (One Health) lo que significa que analiza de forma integrada la salud humana y los ecosistemas. Es un proyecto coordinado en el que participan especialistas en las áreas de la ecología forestal, la ecología acuática, la microbiología, la biogeoquímica y la hidrología. El grupo del CEAB centrará su esfuerzo en el estudio de los efectos que ocasionan las plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas (EDAR) en el ecosistema, favoreciendo la persistencia y la dispersión de los patógenos humanos de transmisión hídrica, y testará escenarios para la mitigación de los impactos y mejor gestión de los ríos receptores en la estación experimental del Urban River Lab.

Los arroyos y los ríos en regiones desarrolladas están bajo un estrés importante debido a la presión de la actividad humana tanto en la cuenca como en los cauces. Los seres humanos afectan los flujos cambiando los usos en la cuenca, alterando la morfología de los cauces, incrementando la aportación de nutrientes, de contaminantes emergentes y de patógenos a través de las actividades urbanas e industriales. Estas actividades no solo amenazan claramente la salud de los ecosistemas, sino que también pueden constituir un riesgo para la salud humana, ya que los arroyos y los ríos son un recurso hídrico fundamental para la actividad humana. En las cuencas mediterráneas, estos problemas se agravan, además, por la escasez de agua. MEDSOUL es un proyecto coordinado que pretende responder a los retos del desafío del cambio climático y a la eficiencia en el uso de los recursos hídricos al proporcionar conocimientos y herramientas científicas para fortalecer la gestión de estos recursos naturales.

Para ello, el proyecto se desarrollará bajo el concepto “Una sola Salud” (One Health), que realiza un análisis integrativo de la salud humana y animal, y la salud de los ecosistemas. MEDSOUL adopta un enfoque multidisciplinario y colaborativo mediante la combinación de áreas de especialización de los grupos participantes en a) la ecología forestal, modelos de cuencas, hidrología y la dinámica de compuestos químicos (subproyecto 1, CREAF-UB), b) la biogeoquímica en los ríos y la ecología de plantas acuáticas (subproyecto 2, CEAB-CSIC); y c) la persistencia de los patógenos de transmisión hídrica en los cauces y cuencas (subproyecto 3, UB). Los objetivos principales son: (1) evaluar la salud del Agua Azul bajo diferentes escenarios de cambio climático (IPCC-2013) en la región mediterránea basada en proyecciones recientes, que incluyen un aumento de la escasez de agua para los ecosistemas y un probable aumento de la demanda de Agua Azul para consumo humano; y (2) desarrollar e implementar un Sistema de Soporte a la Toma de
Decisiones Ambientales (EDSS), basado en datos empíricos de este proyecto, como una guía de estrategias de gestión previstos para reducir los impactos puntuales de origen urbano en la red hídrica. MEDSOUL aborda estos objetivos a través de la recopilación de los datos existentes, los estudios de campo, experimentos en mesocosmos, y métodos de modelización realizados a los 3 niveles de observación (cuenca, cauce y hábitat). En particular, el proyecto se centra en la evaluación de los efectos de los aportes de plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas (EDAR) que pueden causar la degradación de la salud del ecosistema hídrico, favoreciendo la persistencia indeseable y la dispersión de los patógenos humanos de transmisión hídrica. El proyecto plantea que las características de los cauces receptores, incluyendo su capacidad de autodepuración, pueden influir en el transporte tanto de patógenos y nutrientes de los aportes de las EDARs a los ecosistemas aguas abajo. Este aspecto debe considerarse para realizar cualquier intervención (ya sea local o a escala de cuenca) en el uso del recurso hídrico ya que puede afectar a la salud pública y ambiental. En este sentido, el nuevo conocimiento generado por el proyecto proporcionará estrategias de gestión de los recursos para mejorar la situación de la salud de los ecosistemas beneficiando al mismo tiempo a las personas y a las necesidades ambientales.