Responsable Científico: Rafel Coma Bau

Introducción

Las islas Medes (Figura 1) son una zona particularmente bien estudiada, ya desde que se iniciaron en España las primeras investigaciones marinas basadas en el muestreo directo, in situ, mediante el uso de la escafandra autónoma. Los primeros estudios realizados en la zona fueron básicamente descriptivos (especies, comunidades). Posteriormente, pasaron ya a ser de carácter más dinámico y funcional, adquiriendo cada vez más relevancia la aplicación a los efectos directos o indirectos de la protección.

 

Desde principios de los años 90 se iniciaron en las islas diversos estudios de seguimiento de las poblaciones de varias especies potencialmente afectadas por la protección, documentándose así su dinámica. En la mayor parte de los casos, ésta contrastaba con la que se observó fuera de la zona protegida. En todo caso, se trata de estudios pioneros a nivel estatal, y muy avanzados en todo el ámbito Mediterráneo.

Figura 1. Vista aérea de las Islas Medes

 

Paralelamente, y desde principios de los años 70, se han venido registrando diversos parámetros meteorológicos y oceanográficos de la zona con una periodicidad semanal.

Descripción del observatorio

Descriptores biológicos

Desde 1990, un equipo de investigadores del Departamento de Ecología de la Universidad de Barcelona inició el seguimiento de algunas poblaciones de la reserva de las islas Medes, financiados por la Direcció General de Pesca Marítima (Generalitat de Catalunya). Posteriormente, con la adscripción del núcleo de investigadores responsables del seguimiento al Centre d’Estudis Avançats de Blanes (CEAB-CSIC), se ampliaron tanto el equipo como los descriptores. Desde entonces, el CEAB ha venido realizando los estudios en colaboración con la Universidad de Barcelona y el Departament de Medi Ambient i Habitatge (Generalitat de Catalunya).

La selección de descriptores sobre los que se han seguido la evolución se ha basado, sobre todo, en el efecto que la protección podía tener en sus poblaciones o en el posible impacto en las comunidades bentónicas en general. La protección, entendida como la limitación total o parcial de explotación, puede producir efectos contraproducentes en ciertas poblaciones y comunidades bentónicas. Así, por ejemplo, un incremento en la diversidad, talla y abundancia de los peces en ausencia de pesca, supone un incremento de visitantes a la zona, lo que a su vez redunda en un deterioro importante de las comunidades bentónicas más frágiles (coralígeno, cuevas) y de las poblaciones de algunas especies a las que la explotación no afectaba (gorgónias, briozoos, etc).

Se llega así a un contrasentido, ya que la protección, favoreciendo a unas especies (tradicionalmente explotadas, como los peces) puede perjudicar a otras, no explotadas, pero de un indudable valor ecológico. En base a este criterio, se han seleccionado los siguientes descriptores ecológicos (ver resumen en la tabla 1):

Comunidades de macroalgas fotófilas. Las comunidades de algas propias de la zona infralitoral presentan una gran diversidad biológica, cuya complejidad estructural se correlaciona con el número de especies que presentan. Son comunidades muy afectadas por actividades como la pesca, que provoca desequilibrios en el sistema (ver puntos 2, 3 y 4); la contaminación, que produce una simplificación severa de las comunidades; el aumento de la temperatura, que propicia la sustitución de unas especies por otras, o la introducción de especies alóctonas, invasoras o no, que pueden producir serios cambios estructurales y paisajísticos en la comunidad.

Poblaciones de erizos de mar. Los erizos son típicos de las comunidades de algas fotófilas (figuras 3 y 4), antes  mencionadas, y su proliferación, debida a la falta o a la disminución de sus predadores naturales, los peces, puede arrasar la vegetación y producir una marcada reducción de la cobertura algal lo que conlleva a cambios drásticos en la diversidad y el paisaje, siendo los “blanquizales” un ejemplo extremo al que se puede llegar (figura 4).

Ictiofauna en general. Los peces litorales se ven más o menos afectados por la pesca, pero también por otros factores, como el progresivo calentamiento del mar, que ocasiona la aparición de especies de distribución meridional en latitudes en las que anteriormente eran inexistentes. Todo ello se puede detectar mediante inventarios visuales (figura 5) También se produce la aparición de especies exóticas como resultado de las migraciones lesepsianas o bien del transporte de huevos y larvas en el agua utilizada como lastre de los petroleros.

Peces especialmente vulnerables. Se trata de especies particularmente afectadas por la pesca (Dentex dentex, Diplodus spp, Dicentrachus labrax, Sciaena umbra, Sparus aurata, Pagrus pagrus y Epinephelus marginatus) y, por tanto, muy favorecidas por la prohibición total de pesca. En general son peces de gran talla (figura 6), crecimiento lento y que se hallan muy alto en la pirámide trófica por lo que su papel como organismos reguladores en la comunidad es fundamental.


  • Poblaciones de la gorgonia Paramuricea clavata. Las gorgonias  son elementos de primer orden en la comunidad del coralígeno, contribuyendo substancialmente a su estructura y a su biomasa (figuras 7 y 8). Se trata de una especies con una dinámica demográfica muy lenta, lo que las convierte en muy vulnerables a los fenómenos erosivos causados por la sobrefrecuentación de buceadores, que se produce en las reservas marinas, pero, sin duda, la amenaza más seria para esta especie es el calentamiento del agua del mar, que ya ha provocado mortalidades masivas bien documentadas en diversos lugares del Mediterráneo noroccidental.

Descriptores ambientales

La mayor parte de los descriptores objeto de monitorización en las Islas Medes están relacionados con la protección del medio marino. Su estado dentro de la zona de reserva sirve de piedra de toque en las comparaciones con las respectivas estas poblaciones en zonas abiertas a la pesca, permitiendo evaluar el grado de explotación al que están sometidas fuera de la reserva y la generación de recomendaciones de gestión, tanto dentro como fuera de la reserva.

 

Tabla 1. Descriptores biológicos: parámetros examinados, nivel trófico y comunidad, técnica de estudio y periodicidad de muestreo.

 

Descriptor biótico Parámetro Nivel/ comunidad Técnica Frecuencia  Referencia
Comunidad de Saturación cobertura Productivo /fotófila “Algómetro” Anual 1
Macroalgas Complejidad mosaico Fotografia 2001-actualidad
  Complejitat vertical “Algómetro”
Poblaciones  de erizos Densidad /tallas Productivo /fotófila transecto Anual1991-actualidad 2
Ictiofauna Densidad/tallas Productivo /fotófila Transecto Anual1991-actualidad 3
Peces vulnerables Densidad/tallas Productivo/fotófila Transecto Anual1991-actualidad 4
Comunidad Densidad/tallas Estructural / Parcela Anual 5
de gorgonias reclutamiento coralígena 1991-actualidad
  supervivencia

 

Pero el valor del seguimiento va más allá y adquiere una significación muy particular en el momento actual, en que se está produciendo un profundo cambio climático que puede tener unos efectos dramáticos en muchos de los ecosistemas templados. Esto solo puede constatarse mediante la existencia de datos históricos sobre diversos parámetros poblacionales o de comunidad, cuya continuidad no sea de carácter coyuntural, y que, al mismo tiempo, se vean reforzados por datos paralelos sobre las condiciones ambientales y su evolución. La obtención de registros en periodos de tiempo largos es la única manera de documentar de forma precisa los cambios en las situaciones ambientales que se producen tanto a largo término, como en la detección de anomalías más bien puntuales. A pesar de su importancia, sobre todo en estos tiempos, la única serie larga, ininterrumpida durante más de 40 años es la que ha llevado a cabo Josep Pascual en la población de l’Estartit y las islas Medes tanto en el medio terrestre (desde 1969) como en el  marino, en donde ha establecido una estación fija en la que, desde 1973 y con una periodicidad semanal, se han tomado los datos de temperatura de la columna de agua a 0, 5, 20, 35, 50, 65 y 80m (tabla 2), en un seguimiento único en la región Mediterránea. El Sr. Pascual tiene instalado, además, un mareógrafo georeferenciado en el puerto de l’Estartit.

 

Hasta ahora, todos los datos han sido recogidos de acuerdo con los estándares para datos meteorológicos y oceanográficos. Sin embargo, la serie se ha mantenido gracias a la tenacidad del Sr. Pascual y ha contado con pequeñas ayudas institucionales. La edad del Sr. Pascual, sin embargo, lleva a pensar que pronto deberá dejar de trabajar en dicha serie, lo cual pone seriamente en peligro su continuidad, si no es que, gracias, a la presente propuesta, se soluciona su posible relevo en un futuro próximo.

Fig. 9. Evolución de la temperatura de la superficie del mar durante entre 1974 y 2005.

 

Entre otros resultados extraordinariamente relevantes, los datos obtenidos por este seguimiento han demostrado el progresivo calentamiento de las aguas superficiales que se estima en 0.011ºC/año lo que implica un aumento neto de 0.35ºC en el periodo de 1974 a 2005 (figura 9).

Además, desde el año 2001, se han instalado una serie de sensores de temperatura en contínuo, cada 5m, en una pared vertical del área protegida de las islas Medes entre 5 y 40 m de profundidad. Estos sensores aportan mediciones cada hora (tabla 2).

 

Tabla 2. Cuadro resumen de los parámetros monitorizados

 

Parámetro Situación Inicio Serie Frecuencia Observaciones
Precipitación 42°03′ N 3°12′ E 1969 Diario a nivel del mar
Presión atmosférica 42°03′ N 3°12′ E 1970 3/día a nivel del mar
Nubosidad relativa 42°03′ N 3°12′ E 1970 Diario a nivel del mar
Temperatura del Aire 42°03′ N 3°12′ E 1970 Contínuo a nivel del mar
Temperatura Agua Mar 42°03′ N 3°15’15” E Agosto 1973 50-60 /año (semanal) a 2,5 millas de la costa
0,5,20,35,50,65y80 m prof.
Temperatura Agua Mar 42°02’96”N 3°13’57”E 2001 Contínuo, Sensores HOBO 5,10,15,20,25,30,35,40 m
Evaporación potencial 42°03′ N 3°12′ E 1976 Diario a nivel del mar
Humedad relativa 42°03′ N 3°12′ E 1982 Diario a nivel del mar
Viento 42°03′ 35” N 3°11′ E 1988 Contínuo a 228 m
Evaporación potencial 42°03′ 35” N 3°11′ E 1988 Contínuo a 228 m
Temperatura del Aire 42°03′ 35” N 3°11′ E 1988 Contínuo a 228 m
Precipitación 42°03′ 35” N 3°11′ E 1988 Contínuo a 228 m
Nivel del Mar 42°03′ N 3°12′ E 1990 Contínuo
Perfiles CTD varias posiciones 1995 Mensual Máx. a 7 millas puerto

 

 

Interés y relevancia científico-técnica

La necesidad de los seguimientos a largo plazo ha sido puesta de manifiesto por un gran número de autores durante las últimas décadas (e.g. Likens 1989, Krebs 1991, Pickett 1991). Sin seguimientos largos fiables es difícil distinguir si los cambios observados en la naturaleza obedecen a fenómenos naturales cíclicos, catastróficos, o tan sólo inusuales, y por tanto saber si las tendencias forzadas por estos cambios son realmente significativas y, si lo son, sobre qué periodo de tiempo. Esto es especialmente importante cuando lo que se intenta determinar es si los cambios observados en poblaciones o comunidades se deben a cambios naturales de las condiciones ambientales o bien son debidos a perturbaciones inducidas por la actividad humana. En este caso, queda claro que los seguimientos realizados en zonas protegidas de la actividad humana sirven de referencia para determinar tanto el origen como el efecto de la perturbación.

La reserva marina de las islas Medes (Figura 2) presenta diversas características que la hacen idónea para considerar el emplazamiento de un observatorio marino, tal y como fue propuesto por los profesores Ramón Margalef y Joandomènec Ros a mediados de los años 80 (Ros et al., 1984). Las peculiaridades más importantes de esta zona son, entre otras, las siguientes:

 

  • Las islas Medes constituyen un enclave que resulta un magnífico compendio de muchas de las comunidades bentónicas litorales más características del Mediterráneo occidental.  Esto se debe a diversos factores, entre los cuales caben destacar: el amplio rango batimétrico que abarca la reserva marina; la presencia de diversos tipos de fondos que van desde los rocosos a los fangosos, pasando por los arenosos e incluyen la pradera de Posidonia oceanica; el origen cárstico de las islas, que determina la existencia de un gran número de cuevas y túneles de entidad diversa; la riqueza en nutrientes de las aguas, asegurada por la proximidad de la desembocadura de los ríos Ter y  Fluviá e incluso, por la influencia más lejana, pero determinante, del Ródano, así como por el régimen de vientos y corrientes del norte que provocan el afloramiento de agua fría y rica de profundidad.

 

  • El profundo conocimiento que se tiene de las especies y las comunidades de la zona, que pasa por la catalogación de más de 1934 taxones y la cartografía fina de las comunidades bentónicas, recogidas en el libro  “Els sistemes naturals de les Illes Medes” (Ros JD, Olivella I, Gili JM, 1984. Arxius de la Secció de Ciències 73. Institut d’Estudis Catalans, Barcelona. 828 pp), que fue de capital importancia en el proceso de protección de las islas.
    • La reserva de las islas Medes fue la primera reserva marina que se creó en el Estado, gozando de protección y vigilancia efectivas desde 1983, ampliadas en el año 1990 (Ley 19/1990 del Parlament de Catalunya).

    Publicaciones recientes

    Linares, C., Doak, D.F., Coma, R., Diaz, D. & Zabala, M. (2007) Life history and viability of a long-lived marine invertebrate: the octocoral Paramuricea clavata. Ecology 88: 918-928.

    Gori, A., Linares, C., Rossi, S., COMA, R. and J.M. Gili (2007) Spatial variability in reproductive cycle of the gorgonians Paramuricea clavata and Eunicella singularis (Anthozoa, Octocorallia) in the Western Mediterranean Sea. Mar. Biol. 151: 1571-1584.

    Ribes, M., Coma, R., Rossi, S., and M. Michelli (2007) The cycle of gonadal development of Eunicella singularis (Cnidaria: Octocorallia): trends on sexual reproduction in gorgonians. Invert. Biol. 126: 307-317.

    Hereu B, M Zabala, E Sala. (2008) Multiple cotrols of community structure and dynamics in a sublittoral marine environment. Ecology, 89: 3423-3425

    Linares, C., Coma, R., and M. Zabala, 2008. Restoration of threatened red gorgonian populations: An experimental and modelling approach. Biol. Conserv. 141: 427-437.

    Linares, C., Coma, R., Diaz, D., Garrabou, J. and M. Zabala, 2008. Size distribution, density and disturbance in two Mediterranean gorgonians: Paramuricea clavata and Eunicella singularis. Journal of Applied Ecology 45: 688-699.

    Linares, C., Coma, R., Mariani, S., Díaz, D., Hereu, B., and M. Zabala, 2008. Early life history of the Mediterranean gorgonian Paramuricea clavata: implications for population dynamics. Invert. Biol. 127: 1-11.

    Garrabou, J., Coma, R., Bensoussan, N., Bally, M., Chevaldonné, P., Cigliano, C., Diaz, D., Harmelin, J.G., Gambi, M.C., Kersting D. K., Ledoux, J.B., Lejeusne, C, Linares, C., Marschal, C., Perez, T., Ribes, M., Romano J.C., Serrano, E.,Teixido, N.,  Torrents, O., Zabala, M., Zuberer, F., Cerrano, C.(2009) Mass mortality in Northwestern Mediterranean rocky benthic communities: effects of the 2003 heat wave. Global Change Biology 15: 1090-1103.

    Coma, R., Ribes, M., Serrano, E., Jiménez, E., Salat, J. and J. Pascual. (2009) Global warming-enhanced stratification and mass mortality events in the Mediterranean. Proceedings of the National Academy of Sciences USA106: 6176-6181.

    Linares, C., Zabala, M., Garrabou, J., Coma, R., Díaz, D., Hereu, B., Dantart, L. (2010) Assessing the impact of diving in coralligenous communities: the usefulness of demographic studies of red gorgonian populations. Sci Rep Port-Cros Natl Park 24: 161-184.

    Linares, C., Doak, D.F. (2010) Forecasting the combined effects of disparate disturbances on the persistence of long-lived gorgonians: the case study of Paramuricea clavata. Mar Ecol Prog Ser 402: 59-68

    Linares C, O. Bianchimani, O Torrents, C Marschal, P Drap, J Garrabou (2010) Marine Protected Areas and the conservation of long-lived invertebrates: the case of Mediterranean red coral. Marine Ecology Progress Series 402 69:79

    Mokhtar-Jamaï K, Pasqual M, Ledoux JB, Coma R, Féral JP,  Garrabou J, Aurelle D (2011) From global to local genetic structuring in the red gorgonian Paramuricea clavata: the interplay between oceanographic conditions and limited larval dispersal. Molecular Ecology 20: 3291-3305.

    Calvo E, Simo R, Coma R, Ribes M, Pascual J, et al. (2011) Effects of climate change on Mediterranean marine ecosystems: the case of the Catalan Sea. Climate Research 50: 1-29.

    Navarro L, Ballesteros E, Linares C, Hereu B (2011) Spatial and temporal variability of deep-water algal assemblages in the Northwestern Mediterranean: The effects of an exceptional storm. Estuarine, Coastal and Shelf Science 95: 52-58.

    Ribes M, Jiménez E, Yahel G, López-Sendino P, Diez B, Massana, R, Sharp JH, COMA R (2012) Functional convergence of microbes associated to temperate marine sponges. Environmental Microbiology doi:10.1111/j.1462-2920.2012.02701.x

    Linares, C., J Garrabou, B Hereu, D Díaz, C Marschal, E Sala, M Zabala (2011) Assessing the effectiveness of marine reserves on unsustainably harvested long-lived sessile invertebrates. Conservation Biology 26(1): 88–96.